La marcha a favor del Gobierno colmó la Plaza de Mayo y se sintió en el país

La gente empezó a llegar tímidamente. Los fantasmas que insinuaban que la marcha del #1A en apoyo “a la democracia” y al Gobierno podría ser un fracaso estuvieron presentes hasta bien entrada la tarde. Las esquinas establecidas para concentrar a las columnas que marcharían hacia el obelisco estaban desoladas. En el la Plaza de la República, donde se suponía que sería el clímax de la manifestación, pasadas las 17, había poco más de 300 personas. Finalmente, fue en la Plaza de Mayo donde se congregaron miles de asistentes a la convocatoria en defensa de la democracia, que también sirvió como una muestra de apoyo contundente al gobierno de Mauricio Macri a cinco días del primer paro general de la CGT desde el inicio de esta gestión y luego de una batería de marchas que desde el oficialismo calificaron como opositoras. La marcha se multiplicó en plazas de todo el país, sobre todo en los principales centros urbanos como Mar del Plata, La Plata, Rosario, Córdoba, Salta y Santa Fe y el marco -los colores argentinos y los cánticos a favor del Gobierno- fue el mismo.

marcha de apoyo al gobierno

En el Ejecutivo hubo dudas en los días previos sobre la conveniencia de adherir a la marcha o despegarse. La UCR y Elisa Carrió habían reclamado que el Gobierno explicitara su posición y creían inconveniente la convocatoria Primó, sin embargo, la decisión de dar libertad de acción a casi el millón de voluntarios de Cambiemos, lo que en la práctica significó una manera de fogonear la marcha. Con esa consigna, y aunque no ocultaban su militancia, miles de voluntarios marcharon hacia Plaza de Mayo con pocas banderas que los identificaran como militantes. Solo un grupo minúsculo llevaba pecheras amarillas. La mayoría lucía camisetas de la selección argentina y agitaban banderas nacionales. Funcionarios de segunda línea del Gobierno también se sumaron a la marcha.

Aunque la asistencia era muy variada, sorprendió la cantidad de adultos mayores que participaron de la convocatoria. La mayoría llegó a pie e ingresó a la Plaza desde Diagonal Norte, que quedó cortada al tránsito. Varias columnas se sumaron por Avenida de Mayo. Casi nadie eligió entrar por Diagonal Sur.

No faltaron cánticos. El himno fue interpretado decenas de veces. A falta de colores partidarios, se escuchó una y otras vez el “Sí se puede”, que identifica al Gobierno. También se acordaron de la ex Presidenta. “Es para Cristina que lo mira por TV”, vociferaron. Y se entusiasmaron cuando se refirieron al kirchnerismo y su esperanza de volver a ser Gobierno. “No vuelven más”, señalaron.

Los manifestantes quisieron diferenciarse también de los asistentes a las numerosas marchas de protesta contra el Gobierno. Entendían, al igual que el oficialismo, que esas manifestaciones solo pretendían desestabilizar a Macri y que no eran espontáneas. “Vinimos con la SUBE” y “No nos paga nadie”, cantaron en reiteradas oportunidades.

Algunos cientos de personas permanecieron detrás del vallado para proteger a la Catedral, que estuvo abierta hasta bien entrada la noche. A pesar del pedido de varios voluntarios que llevaban la voz cantante con megáfonos en las cercanías del obelisco, muchos se apuraron en movilizarse hacia la Plaza. Allí, los organizadores del acto por el Día del Autismo, entre los que se contaban secretaría General de Presidencia, decidieron adelantar el acto previsto originalmente para las 18 para evitar que se superpusieran las dos concentraciones. No hubo forma.

Una columna importante, que en la previa se mostró con ciudadanos venezolanos y condenó el cierre del Asamblea Nacional del país caribeño, se dedicó a esperar a José Luis Berón de Astrada, que a través de su cuenta en Twitter (Rex_Aluminio) fue identificado por el Gobierno como uno de los organizadores.

Cerca de las 20.30, los manifestantes comenzaron a desconcentrarse en orden y al grito de “Macri, querido, el pueblo está contigo”. A diferencia de las manifestaciones opositoras, no hubo vallas que impidieran acercarse a la gente hasta la Casa Rosada.

“Ultimamente salen 4 locos a cortar la calle y quieren hacer creer que esa es la voz del pueblo. Acá venimos sin que nos traiga nadie”, aseguró Elma del Valle Gómez, que combinó tren y subte para llegar de 3 de Febrero mientras levantaba un cartel de con la leyenda: “Yo amo a la República “.

La marcha fue un éxito en las redes sociales, un territorio que el macrismo abona con mucha más asiduidad para expresarse y “participar” que las calles de la ciudad. Los hashtags como #1A y #1AYoVoy fueron tendencia durante todo el día. En el Gobierno se mostraron exultantes.

Fuente : Clarin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s