La insólita historia de un ex atleta olímpico: salió a dar un paseo, desapareció un año y medio y volvió como un estafador

Todo parecía normal cuando aquel 3 de noviembre del 2015, el ex remero canadiense Harold Backer le avisó a su esposa que iba a dar un paseo en bicicleta. Sin embargo, ésa fue la última vez que se vieron hasta hoy.

estafeta

Pasaron un año y cinco meses sin que se supiera nada de él. Su mujer alertó a la policía y sus amigos hicieron una página de Facebook, “Finding Harold Backer”. El ex atleta había sido visto por última vez en Port Angeles, a 80 km de su hogar, con su bicicleta.

Hace dos días, el hombre de 52 años, quien compitió en los Juegos Olímpicos de 1984, 1988 y 1992, se presentó en la ciudad de Victoria, más precisamente en el edificio policial, en donde permanece bajo custodia por diferentes acusaciones de fraude.

Además de ser un ex atleta olímpico, Backer también era un corredor de inversiones que “trabajaba” en su compañía privada: My Financial Backer. “Mis inversores han sido mis amigos y he hecho una cosa terrible a mis amigos”, escribió en una carta que obtuvo el Victoria Times Colonist, durante su larga ausencia.

En esa carta, el oriundo de Selkirk también reveló haber estado usando un esquema “piramidal”, en donde pagaba a sus inversionistas con fondos de otro cliente.

“Si admitir fraude ayudara a restablecer las pérdidas, aceptaría la pena”, reconocía en la carta mostrando su arrepentimiento. A causa de sus malas decisiones, puso a disposición su póliza de seguro de vida, “con un valor nominal de 1,5 millones de dólares” .

“Esta cantidad debe dividirse entre mis inversores de una manera pro-clasificada. Esto debería cubrir casi toda la cantidad pendiente”, detallaba.

“Siento que me han pateado, absolutamente pateado en la ingle”, exclamó uno de sus clientes en el documental Golden Boy: La desaparición de Harold Backer, después de perder 800 mil dólares que ahorró de jubilaciones y dinero heredado.

Boris Klavora, ex entrenador del remero, también se vio perjudicado con la misma cantidad de dinero. “Mi esposo dijo que lo visitaría en la cárcel, lo miraría a los ojos y le preguntaría de qué pasó”, dijo su esposa Betty.

Fuente : Infobae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s